Asa Cristina Laurell

Derecho a la Salud

Coneval y la cobertura universal de salud

Asa Cristina Laurell

La Jornada 3 de agosto de 2011

 

El informe del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) sobre la pobreza multidimensional en 2010 puso al descubierto la precaria situación en que viven 52 millones de mexicanos y desmiente que habrá cobertura universal en salud. Demuestra, además, que la situación se ha deteriorado entre 2008 y 2010. La pobreza multidimensional es un índice que combina el ingreso monetario con carencias en educación, salud, seguridad social, vivienda, servicios básicos y alimentación. Esta medición se hizo por primera vez en 2008 a raíz de los cambios en la Ley General de Desarrollo Social.

Según el informe, la variable “carencia en acceso a servicios de salud” es una excepción, ya que 2.9 millones dejaron de sufrirla respecto de 2008. Los datos sobre la población sin “acceso a los servicios de salud” en el Censo de Población y Vivienda son 39.8 versus 37.1 millones en el estudio del Coneval, o sea una diferencia de 2.4 por ciento sobre la población total, aunque Jalisco, Michoacán y Morelos exhiben datos del 11.8 al 15.4 por ciento más altos en el censo. El porcentaje de mexicanos que no tiene acceso a los servicios de salud corresponde de esta manera al 33-35 por ciento, cifra que contrasta con la reiterada afirmación oficial de que México está en vísperas de tener cobertura “universal” de servicios de salud.

La noción “acceso a los servicios de salud” es bastante ambigua y es importante esclarecer cómo se mide. En el censo y en el informe del Coneval significa tener o estar afiliado a un seguro de salud de la seguridad social, del Seguro Popular (SP) o privado. Cabe señalar que el Coneval no utilizó algunas variables recolectadas que le hubieran permitido una definición más precisa, ya que su cuestionario contiene información sobre la utilización de servicios al necesitarlos, lo que mide el acceso real a los servicios.

Según el Coneval 7.4 millones de mexicanos adquirieron la cobertura de algún seguro de salud entre 2008 y 2010, mientras el SP reporta que el número de sus afiliados aumentó a 16.4 millones de personas en el mismo lapso. Esta incongruencia sólo podría explicarse si unos 9 millones de derechohabientes de la seguridad social hubieran perdido su seguro. El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la única institución de seguridad social con datos actualizados año con año, reporta un incremento de 3.5 de derechohabientes y 1.5 millones de asegurados de 2008 a 2010. Aunque el resto de los institutos de seguridad social no hubieran incrementado su número de derechohabientes no es posible cuadrar las cifras de aumento de la cobertura.

La relativa coincidencia entre los datos del censo y del Coneval, ambos recolectados directamente en campo, pone en entredicho la información proporcionada por la Comisión Nacional de Protección Social en Salud (CNPSS). Al respecto es importante señalar que la forma de reportar los datos sobre afiliados cambió en 2009 de familias a personas, y es en 2010 cuando se reportan 12.4 millones de nuevos afiliados.

Habría dos posibles explicaciones de la enigmática diferencia entre los datos del Coneval y la CNPSS. Una es “administrativa” y consiste en la afiliación de todos los atendidos por IMSS-Oportunidades en bloque al SP sin que se les haya informado. La otra es que se ha inducido a los estados a simular nuevos afiliados al SP con el incentivo perverso de condicionar la transferencia de recursos por esta vía a un incremento en su número. En ambos casos las personas ignorarían su pertenencia al SP y, por tanto, cuando se les interroga al respecto responden negativamente.

Y no menos importante, su acceso a los servicios de salud no ha cambiado cuando los necesitan. En el primer caso porque ya tenían acceso gratuito a los servicios del IMSS-Oportunidades. En el segundo caso, porque se atienden en los mismos servicios estatales de salud que ya existían.

El secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, no ha dado ninguna explicación a la discrepancia entre los datos de CNPSS y de Coneval. Sólo señaló que la gente gastó menos en atención médica en 2010 que es uno de los objetivos del SP. Esto es cierto en promedio según la Encuesta de Ingreso y Gasto de los Hogares. Sin embargo, 10 por ciento más pobre, en el que se ubica 77 por ciento de los afiliados al SP según la CNPSS, incrementó su gasto médico en un 14 por ciento en 2010 respecto a 2008.

Los resultados del estudio de Coneval no dejan lugar a dudas. No habrá cobertura universal del aseguramiento en México en 2011 o 2012, y mucho menos habrá acceso universal a los servicios de salud.

Diseñado y Administrado por Nibira

Todos los Derechos Reservados © 2012.